Publicador de contenidos

Colección Brechas sociales. Una introducción

Informe

Colección Brechas sociales. Una introducción

Jordi Sevilla, economista;

Vivimos una era de la confrontación. Una época en la que se imponen «los discursos de odio que intentan suscitar no la empatía, sino la antipatía; no la pertenencia, sino la división; no la continuidad, sino la ruptura». Una época «de caos y de choques que deja poco espacio para la deliberación democrática, los relatos colectivos e incluso, simplemente, la palabra». Un momento histórico que hace «un uso estratégico de la mentira» y que «impone un combate frontal que acaba con el terreno de la política y con la diversidad de la sociedad» (Christian Salmon).
Puntos clave
  • 1
       Una oleada de furia ciudadana recorre el mundo, con movilizaciones sociales en Francia, Hong Kong, Chile, Argelia, India… una oleada que la pandemia ha impulsado, aunque cambiando el contenido de las pancartas. Tras la derrota occidental en Afganistán, dos cosas quedan claras: no hay un orden internacional y la democracia socioliberal está de repliegue en el mundo. La primavera árabe, los movimientos en protesta por la crisis mundial de 2008, el Me-Too, aquellos en favor de combatir de forma urgente el cambio climático, o los negacionismos frente a la ciencia o el asalto al congreso americano radiografían esas rupturas de viejos consensos sociales y políticos.
  • 2
       Atravesamos una época de identidades ofendidas que cuartean la fraternidad democrática. A falta de un objetivo compartido, movilizador e ilusionante, el clima de ofensas cruzadas hace inviable construir algo común, porque esa pretensión, ha salido de la ecuación cuando se sacraliza lo banal y lo efímero, replicados hasta el infinito por las redes sociales.
  • 3
       Tras un primer momento en el que la pandemia nos unió en la incredulidad y el miedo ante lo desconocido, en seguida vinieron las divisiones entre quienes aplaudían a los sanitarios y quienes golpeaban cacerolas para protestar contra el gobierno por la gestión de la pandemia.
  • 4
       Hemos vivido más protestas en el primer mundo contra las restricciones puestas en marcha para controlar el virus que protestas en el tercer mundo reclamando vacunas o mejor atención sanitaria. Y, en todas partes, la amalgama de negacionistas y contrarios a las vacunas tomando, enfurecidos, las calles.
  • 5
       Tras la última Gran Recesión y las políticas puestas en marcha, muchos ciudadanos se vieron golpeados por la crisis, que dejó heridas rápidas y profundas. Además, cuando los ciudadanos de los países más desarrollados, sobre todo los europeos, se volvieron hacia sus gobiernos buscando protección, se encontraron con que estos les daban la espalda, atrapados por unos compromisos internacionales que limitaban sus márgenes de actuación y los empujaban a aplicar recortes y austeridad.
  • 6
       Todo ello dejó un poso de desigualdad y una sensación de descontento e injusticia social. Y esto está siendo aprovechado por el populismo y por las ideologías extremas, alimentadas por las promesas incumplidas, por una recuperación económica que no está llegando a todos por igual, por la insatisfacción ciudadana ante la polarización creciente de la renta y la riqueza, por el miedo de aquellos que sienten que su futuro les ha sido hurtado y por la humana necesidad de buscar culpables. La pandemia ha agudizado este clima de descontento y malestar.
  • 7
       Estamos ante un conjunto de revueltas dispares y desarticuladas contra «lo que no me gusta», cuyo origen reside en un colectivo que se siente maltratado, agredido, o no tenido en cuenta (lo que nos lleva al concepto de brecha) por los poderes públicos. Pero, además, las diversas brechas que existen o se han creado se sostienen sobre aquello que nos diferencia; se convierte al adversario en enemigo, a la negociación, en claudicación, y al acuerdo, en rendición.
  • 8
       El objeto del trabajo que aquí prologamos, «Brechas sociales», es ayudar a entender las causas de todos estos preocupantes fenómenos sociales, e intentar proponer soluciones. Nos referiremos, en particular, a las brechas que amenazan la cohesión social y deterioran la convivencia democrática entre ciudadanos que comparten los mismos derechos formales. Brechas, en definitiva, que impiden a las personas desarrollar plenamente sus proyectos de vida en libertad.

Clasificación

Etiquetas

Temáticas

Contenido de la colección

Brecha entre el mundo rural y el mundo urbano

Contenidos relacionados

Artículo

Pobreza multidimensional en España y otros países europeos

Las personas pobres tienen mayor probabilidad de tener una carencia adicional y menor probabilidad de dejar de sufrir una que las personas que no son pobres.

Informe

Desigualdad y sistemas de protección social en Europa

El sistema de protección social español es menos redistributivo que los de otros países de la UE. ¿Qué reformas podrían contribuir a reducir la desigualdad económica en España?

Artículo

Clases particulares y desigualdad económica en España

Un 33% del alumnado con menos capacidad económica acude a clases particulares, en contraste con el 57% del alumnado del perfil más alto. Los diferenciales en la participación de actividades extraescolares en cuanto a la capacidad económica se hacen más amplios en la ESO.

Artículo

Desigualdades en la investigación sobre las desigualdades de la covid-19: ¿quién tenía la capacidad de respuesta?

¿Existió desigualdad en la investigación sobre las desigualdades de la covid-19?Lo analizamos en este estudio comparativo centrado en la producción y distribución de investigaciones y las colaboraciones entre países.

Informe

Los ingresos del capital y la desigualdad de la renta en España, 1980-2020

¿Por qué España presenta niveles de desigualdad de la renta superiores a la media europea? La diferencia de ingresos entre grupos de edad y la concentración del capital en los grupos más ricos son algunas de las causas.

También te puede interesar

Brecha entre el mundo rural y el mundo urbano

Informe

Brecha entre el mundo rural y el mundo urbano


Inclusión social

La brecha entre el ámbito rural y el urbano tiene importantes consecuencias en términos sociales, económicos, medioambientales e, incluso, políticos. Encontrar un equilibrio debería ser una prioridad.